Un boiler que falla es quizás uno de los imprevistos que puede causar más afectaciones en la rutina diaria de las personas, por lo que te decimos cuáles son los desperfectos más comunes y cómo puedes solucionarlos.

Lo primero que notamos cuando un boiler no funciona adecuadamente es que el agua no se calienta. Esto puede pasar porque el termostato —la pieza que regula la cantidad de gas enviada al ensamble del quemador— se descompuso.

Revisa si la flama está encendida dentro del boiler, y si es así solamente vuelve a encender con cuidado el piloto. Es importante que llames a un profesional si el problema persiste porque probablemente el sensor deba ser cambiado.

Otro problema común es que el agua no se calienta lo suficiente. En estos casos deberás verificar que la temperatura del termostato está en el nivel que quieres. Si este no es el problema seguramente el sarro es el causante del problema. Te recomendamos drenar tu boiler regularmente para evitar que se le acumule el sarro.

Un problema común, pero que no siempre tomamos en cuenta es el color de la llama. Si es naranja, amarilla o roja es indicativo de que algo definitivamente está mal con el boiler porque se está obstruyendo la combustión dentro del calentador.

Esto es una amenaza para la seguridad de todos los habitantes de la propiedad, por lo que debes llamar inmediatamente a un plomero que acuda a tu casa.

En Plomeros a Domicilio Alderete contamos con especialistas que pueden acudir a tu casa para revisar esta y otras instalaciones.